Targetmaps

BLOG

Con la inteligencia artificial un profesor podría ahorrar hasta un 50% de su tiempo

“Ha venido a librar a los humanos del trabajo rutinario y a darnos tiempo para cumplir nuestro propósito en la vida”, Mira aquí la exposición de Kai-Fu Lee, el ‘abuelo’ de la popular Siri y quien explica las claves educativas en la era de la inteligencia artificial.

Oye Siri, ¿quién es Kai-Fu Lee?, si la inteligencia artificial estuviese dotada de sentimientos, el asistente bien podría responder: “Mi abuelo”. Kai-Fu Lee es el creador de Casper, el primer sistema de reconocimiento de voz que presentó Apple en el año 1992.

Lee tuvo una vida dedicada al trabajo que se vio interrumpida cuando hace siete años le detectaron un cáncer. Una enfermedad que lo enfrentaba a la muerte.

“Lo último que me apetecía era trabajar”, reconoce. Tras esa íntima confesión, decidió dar un cambio radical en su vida y dedicar más tiempo a sus seres queridos. Un proceso transformador que también modificó su idea sobre el futuro de la inteligencia artificial: “Ha venido a librar a los humanos del trabajo rutinario y a darnos tiempo para cumplir nuestro propósito en la vida”, garantiza.

EL PANORAMA DE LA EDUCACIÓN

En su exposición para el canal Aprendamos Juntos del BBVA, Kai-Fu Lee, analiza cómo las nuevas tecnologías pueden mejorar la labor educativa y el trabajo de los profesores.

“Los profesores deberían ser líderes en la sociedad, los que marcan la diferencia en la vida de los estudiantes. Si descomponemos el trabajo del profesor en diferentes tareas, algunas las puede hacerlas mejor la inteligencia artificial, en otras puede ayudar el profesor; pero, si la IA se integra en las aulas, el profesor puede ahorrar entre un 40% a 50% de su tiempo. Creo que ese tiempo se podría invertir en las relaciones interpersonales. Así [el docente] podrá enfatizar en el aspecto moral, en los valores, en el trabajo en equipo, en la empatía y en la creatividad de cada alumno. Ese es el futuro de la educación”.

El trabajo en equipo, la colaboración y empatía, son algunos puntos que plantea Kai-Fu Lee para el futuro de la educación.

Así también, hace un comparativo de la evolución del entretenimiento y el retraso en políticas para la educación.

“Hoy tenemos Netflix, interactividad, pero hace 100 años teníamos cine mudo en blanco y negro ha cambiado radicalmente […] ahora, ¿cómo son las aulas?, exactamente iguales. Seguimos teniendo un profesor que enseña de la misma manera a entre 20 y 50 niños sentados en su pupitre. La tecnología lo ha revolucionado todo, pero no ha tenido un impacto en la educación, debemos plantearnos su futuro”.

LA CLAVE DE LA EDUCACIÓN EN LA ERA DE LA INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Según el especialista, la inteligencia artificial eliminará los empleos monótonos, sin embargo, casi todos los países siguen educando a los niños y examinando con notas como si fuesen robots y dejando de lado las 3C: curiosidad, pensamiento crítico y creatividad.

“Los estudiantes nunca superarán a la inteligencia artificial en memoria, estudio, conceptualización, test de respuestas múltiples, ecuaciones matemáticas, fórmulas químicas o recordando historia. La educación necesita ser reiniciada. La educación para el futuro debería centrarse en lo que necesitan los humanos, no en ser como la inteligencia artificial”.

Instó en que si la educación no cambia, nos espera un panorama desolador.

El experto en IA centra esta nueva era de la educación en el trabajo en equipo, la comunicación y la colaboración, dejando de lado los tradicionales deberes, exámenes individuales y la competencia unos contra otros.

“Por supuesto, tendrán que aprender las destrezas básicas: Matemáticas, Lengua, etcétera. Pero eso es solo la base. Sirve como base, no como pilar central. A menos que cambiemos radicalmente la educación, y dejemos de entrenar a robots repetitivos para formar a humanos creativos y empáticos. Si no cambiamos eso, el futuro será desolador”.

Las 3C: curiosidad, pensamiento crítico y creatividad, es en lo que deberían estar enfocado los profesores en la era de la IA.